Consejos para desconectar del trabajo durante las vacaciones

Las vacaciones no sólo suponen un descanso a nivel físico del trabajo. En muchos casos también es un descanso mental, una descompresión y olvidarse de todo. Por eso hay que tratar de desconectar del trabajo en vacaciones desde el minuto cero que salimos por la puerta.

Para lograrlo hay algunos consejos que podemos seguir:

  1. Desconecta el teléfono de trabajo, déjalo desviado al teléfono a algún compañero. Si utilizamos nuestro teléfono personal, silenciar los grupos de WhatsApp con compañeros de trabajo o cuentas de correo laborales que podamos tener configuradas.
  2. Aprende a delegar, dejando todo atado y un traspaso de tareas con otro compañero. De esta manera no tendrán que llamarte para ver como iba aquello de ese cliente que llevas tú.
  3. Planifica tu trabajo y ves a un lugar sin conexión, algo que funciona en casos extremos, como podría ser un freelance o autónomo, al que generalmente le cuesta no coger el teléfono a un cliente. Si dejamos todo resuelto.
  4. Olvidate de la tecnología estás de vacaciones. Te pasas todo el día con el teléfono pegado a la oreja. Es el momento de descansar, de una desintoxicación tecnológica, de buscar nuevas ideal leyendo, hablando con la gente en lugar de a través de mensajes de móvil…
  5. Practica actividades físicas, da igual que sea correr, nadar, montar en bici, etc. El objetivo es concentrarse en la actividad física y olvidarse de lo demás.
  6. Si no te gusta el deporte, concéntrate en tus aficiones.
  7. Más vale unas vacaciones más cortas a cambio de una desconexión total a más tiempo pero siempre conectados. Esto puede ser opinable, pero si lo que de verdad quieres limpiar tu mente, mejor una semana de ausencia total a 15 días en los que vives pegado al móvil.
  8. Asume que no eres imprescindible. Esto es algo que muchas veces da miedo, sobre todo en el caso de jefes y mandos intermedios.
  9. Practica el networking con tu familia y amigos, estás de vacaciones con ellos, no tienes que estar pegado a tu móvil, incluso aunque no estés revisando temas de trabajo. Te sorprenderá, pero funciona.
  10. Si trabajas en casa y no tienes posibilidades de irte de vacaciones no significa que no puedas desconectar. Seguro que hay un montón de actividades que tienes pendientes a lo largo del año que puedes hacer en este periodo de descanso. Cambia tus rutinas horarios y disfruta todo lo que puedas del tiempo libre y al aire libre.
  11. No llenes tus vacaciones de actividades, no pases de ser un workaholic a sufrir estrés porque no puedes cumplir tu plan de vacaciones. Está bien olvidarte de todo, pero una siesta muchas veces es más reparadora que cualquier otra cosa.
  12. No cuentes los días que te quedan de vacaciones, ¡disfrútalos!, no es más que otra forma de acortar tus vacaciones porque inevitablemente pensamos ya en la vuelta al trabajo. Si te cuesta desconectar y luego empezamos a pensar que sólo nos quedan dos o tres días… al final de una semana hemos desconectado totalmente sólo uno o dos días.
  13. Olvida el reloj en vacaciones no hay horarios. Puede parecer una tontería, pero ya que te pasas todo el año corriendo, en vacaciones hay que tomárselo de otra manera. No va a pasar nada por llegar un par de horas más tarde si estás en un atasco. Sal de la autopista, ves a un pueblo y toma un café, deja pasar el atasco y viaja después…

Nuestro hábito a la rutina laboral diaria a veces nos hace demasiado cuesta arriba desconectar del todo de nuestras obligaciones, pero seguro que con estos consejos te sentirás mejor y vendrás de vuelta con las pilas repletas de energía y fuerza.



Deja un comentario