Declaración de la Renta 2011: ¿Quién está obligado a presentarla?

Según la legislación vigente, no están obligados a hacer la Declaración de la Renta 2011 aquellos contribuyentes que en el ejercicio de dicho año obtuvieron rentas procedentes exclusivamente de las siguientes fuentes:

La primera fuente se refiere a los rendimientos íntegros del trabajo con un límite de 22.000 € anuales. Sin embargo, existen cinco supuestos en los que el límite de los rendimientos del trabajo es de 11.200 €:

  • En el caso de que los rendimientos de trabajo se hayan obtenido de dos o más pagadores, siempre y cuando el segundo pagador o la suma del segundo y posteriores supere los 1.500 € anuales.
    A la hora de hacer la declaración de la renta debemos tener en cuenta que el INEM es considerado como un pagador.
  • Para aquellos contribuyentes cuyos únicos rendimientos de trabajo consisten en prestaciones pasivas procedentes de dos o más pagadores (pensiones de la Seguridad Social y clases pasivas, mutualidades, planes de pensiones) y NO se haya solicitado a la Administración Tributaria el cálculo de tipo de retención especial previsto en el artículo 89 del Reglamento del IRPF.
  • Para los casos en los que se hayan percibido pensiones compensatorias del cónyuge o anualidades por alimentos, salvo que estas últimas procedan de los padres por decisión judicial.
  • Cuando el pagador de los rendimientos no esté obligado a retener, como es en el caso de las pensiones procedentes del extranjero.
  • Para el supuesto en el que se perciban rendimientos íntegros del trabajo sujetos a tipo fijo de retención, como es el caso de los cursos, conferencias, miembros de consejos de administración, etc.

La segunda fuente hace referencia a los rendimientos íntegros de capital mobiliario y ganancias patrimoniales sometidos a retención o ingreso a cuenta, atendiendo al límite conjunto de 1.600 € anuales.

Y por último, la tercera fuente se identifica con los rendimientos íntegros de Letras del Tesoro y subvenciones destinadas a la adquisición de viviendas de protección oficial o de precio tasado, con el límite conjunto de 1.000 € anuales.

Por otro lado, aquellos contribuyentes que obtengan exclusivamente rendimientos íntegros del trabajo, del capital, de actividades económicas o de ganancias patrimoniales, con un límite conjunto de 1.000 € anuales y pérdidas patrimoniales de cuantía inferior a los 500 €, en ningún caso estarán obligados a realizar la Declaración de la Renta de 2011.

Es importante tener en cuenta que los límites fijados por la Agencia Tributaria, a partir de los cuales se tiene la obligación de realizar la declaración de la renta 2011, son idénticos tanto para hacer la declaración individual como para realizar una declaración conjunta.

Para determinar las cuantías anteriormente señaladas no se tomarán en consideración las rentas que estén exentas del impuesto como es la prestación por desempleo cuando se percibe en la modalidad de pago único con el límite establecido en 15.500 € (el exceso sobre esta cantidad no se considerará renta exenta) o las prestaciones por desempleo percibidas por trabajadores con discapacidad que se conviertan en trabajadores autónomos (para este caso no se limita la cantidad).

No obstante lo anterior, están obligados a presentar la Declaración de la Renta 2011 los contribuyentes que tengan derecho a deducción por inversión en vivienda, por cuenta ahorro-empresa, por doble imposición internacional o que realicen aportaciones a patrimonios protegidos de personas con discapacidad, planes de pensiones, planes de previsión asegurados o mutualidades de previsión social, planes de previsión social empresarial y seguros de dependencia que reduzcan la base imponible, cuando ejerciten tal derecho.



Deja un comentario