¿Estás pensando en cambiar de asesoría? Pues enero es el mejor mes. Te explicamos por qué

¡Año nuevo, vida nueva! ¡Año nuevo, asesoría nueva! Ahora que se acerca el final del año y haces balance, puede que estés pensando en cambiar de asesoría porque la que tienes contratada ahora mismo no ha cumplido con tus expectativas o tu negocio ha crecido y necesitas ampliar los servicios que te ofrece tu asesoría actual.

 ¿Tu asesoría actual te ayuda realmente a gestionar el día a día de tu negoció? ¿tienes contacto directo y te atienden rápida y eficazmente? ¿llevan al día tus obligaciones con la Administración? ¿te ofrecen un trato cercano? Si tienes dudas para responder, seguramente sea el momento de dar el paso y contratar una asesoría que verdaderamente esté presente e implicada en la fiscalidad de tu negocio, que conozca tus particularidades y te ayude a gestionarlas.

¿Cómo y cuándo cambiar de asesoría?

Enero es el mejor momento para cambiar de asesoría, ya que supone el inicio del nuevo ejercicio fiscal, y el cierre del 4º trimestre y anuales del ejercicio anterior. Después de estos trámites, das el carpetazo al ejercicio y comienzas el 1er trimestre de 2019 con tu nuevo asesor. Aprovecha el mes de diciembre para pensártelo, pero no lo dejes para última hora.

Si lo que te preocupa es como realizar el traspaso a tu nueva asesoría, no te preocupes, nosotros nos encargamos de todo. Nosotros nos ponemos en contacto con tu asesoría y nos encargamos de solicitar toda la información y documentación.

Ahora que ya has tomado la decisión de cambiar de asesoría, ¿cómo elegir tu nueva asesoría?

Desde Fisconlab, sabemos que buscas lo que no tienes en tu actual asesoría, por eso te contamos lo que NO debe faltarle a tu nueva asesoría:

  • Asesoramiento, más allá de la experiencia en temas fiscales: Necesitas una asesoría que no se ciña solo a presentar cada trimestre los impuestos derivados de tu actividad o de realizar tu cierre a final de año.  Buscas una asesoría en la que apoyarte ante cualquier consulta o duda para acertar en la toma de decisiones.
  • Ahorro de tiempo: el tiempo es uno de los recursos más preciados para un autónomo o empresario. Por ello, contar con un asesor con el que tienes comunicación constante vía telefónica, email, WhatsApp, y si quieres y tienes tiempo, presencialmente. Que registre tu contabilidad, liquide tus impuestos, gestione una notificación de Hacienda o te aconseje sobre lo que más le conviene a tu negocio sin moverte de casa. Que te ofrezca un área de clientes online con app móvil donde subir y acceder a tu documentación, puestos remotos de contabilidad, y cualquier otra solución que agilice la tarea de administración de tu negocio.
  • Implicación y compromiso: Es mucho lo que te juegas al confiar tu gestión fiscal, contable y laboral en una nueva asesoría. Nuestro lema es “si le va bien a nuestro cliente, entonces nos irá bien a nosotros”. Esta gestión requiere un grado alto de atención, personalización e implicación. Quédate con aquella asesoría que se deba a ti y a las singularidades de tu actividad económica.
  • Otros recursos que impulsen tu negocio: tu nueva asesoría debe ofrecerte herramientas diferentes para mejorar tu productividad. Ejemplos pueden ser: una plantilla de presupuesto, consultoría en temas de marketing, recordatorios regulares, información sobre posibles subvenciones, etc.

Si estás interesado/a en ampliar información y conocer con más detalle nuestro funcionamiento, puedes ponerte en contacto con nosotros a través del teléfono: 955 32 34 35 o simplemente rellenando el formulario de contacto que aparece más abajo. Nuestro equipo de profesionales atenderá todas tus dudas y si lo deseas te facilitaremos un presupuesto a medida sin ningún tipo de compromiso. ¡Anímate, juntos somos mejores!

 Y recuerda que AHORA es siempre un buen momento.



Deja un comentario