LA MOTIVACIÓN EN EL TRABAJO: UNA HERRAMIENTA INDISPENSABLE PARA HACER MÁS RENTABLE TU EMPRESA

Un trabajador motivado es un valor añadido para la empresa. Por ello, las empresas que cuentan con plantillas motivadas presentan mejores números en su cuenta de resultados.

Es cierto que el factor que más motiva a los trabajadores a la hora de acudir a su puesto de trabajo diariamente es el dinero. El sueldo es la recompensa por realizar nuestro trabajo y ayuda a que nuestra motivación se mantenga, pero…es suficiente?

La primera vez que el trabajador recibe esta compensación económica su motivación alcanza los niveles máximos, pero tal y como esto se repite se convierte en un derecho adquirido y los niveles de motivación se normalizan.

Un incremento en el sueldo lleva parejo un aumento temporal de motivación, pero…qué otro mecanismos existen para motivar al trabajador sin que sea necesaria una imposible constante subida de sueldo?

En la actual época de crisis son más los casos en los que se están recortando sueldos que aquellos otros en los que se están subiendo. Del mismo modo que un incentivo económico es positivo para la motivación del trabajador, el recorte en esta compensación crea un estado de inseguridad y la sensación de que se le está privando de algo que le pertenece.
Finalmente este sentimiento se traduce en malestar y desmotivación de la plantilla de trabajadores de una empresa.

Unos cuantos mecanismos para motivar al trabajador son:

El JEFE debe ser uno más: es evidente que hay una jerarquía dentro de la empresa que se debe respetar, pero esto implica que el jefe no deba participar en los proyectos de la empresa. Trabajar codo con codo con los trabajadores ayudará a que estos se involucren más.

La información debe llegar a TODOS y TODOS deben ser escuchados: mantener informados a todos los trabajadores tanto de las buenas como de las malas noticias que afectan a la empresa es tan importante como escuchar sus necesidades. Pero hay que ir más allá, ya que igual que se exige a un trabajador que tome consciencia de la situación de la empresa, el empresario deberá de ser consciente de las necesidades de la plantilla y actuar en consecuencia.
Delegue tareas, pida opinión antes de tomar una decisión y, si lo necesita, pídales ayuda: siempre que sea posible haga partícipe a sus trabajadores en las tomas de decisiones, permita que opinen, siempre viene bien conocer diferentes puntos de vista. De esta manera fortalecerá la relación con su plantilla y mejorará el ambiente de trabajo.

La importancia del agradecimiento: del mismo modo que cuando un trabajo sale mal se suelen buscar culpables y se les reprende, es importante hacer ver al trabajador que su labor ha sido satisfactoria. Celebrar el éxito de un proyecto bien hecho es la mejor la manera de motivar a la plantilla.

Seguro que ya los conocía, ahora es el momento de llevarlos a cabo!!



Deja un comentario