Las nuevas formas de financiación: crowdfunding, micropréstamos y business angels

Como a toda entidad profesional que se precie hoy en día, a la banca también le han surgido competidores, y es que ya no es imprescindible acudir a una entidad financiera para obtener esa necesaria financiación que nos posibilite poner en marcha nuestro proyecto o afrontar gastos y cuantas trabas económicas nos podamos encontrar en nuestro día a día.

Analicemos algunas de las más utilizadas en la actualidad y es que como ocurre en nuestra actividad diaria, internet y las redes sociales también están teniendo un papel relevante en este ámbito:

Crowdfunding

Se trata de un método de financiación que actualmente está en alza gracias principalmente a internet y las redes sociales, las cuales permiten dar a conocer y captar la atención de potenciales inversores a través de dichos medios.

Según este método, un número determinado de personas interesadas en que un proyecto salga adelante, aportan financiación para el mismo, convirtiéndose así en sus principales impulsores y valedores a nivel financiero.

A este “fenómeno” de consecución de financiación, también se le conoce con el sobrenombre de micromecenazgo.

Micropréstamos

Son cada vez más los anuncios que se pueden ver en la televisión por parte de empresas que ofrecen estas soluciones de dinero fácil de obtener y de forma rápida (dos características bastante discutibles, por cierto).

Las cuantías que normalmente son objeto de transacción en estas operaciones oscilan entre los 50 y los 500 euros, aunque pueden variar en función de la empresa ofertante de dicha microfinanciación.

Es preciso poner en estos casos especial atención a los tipos de interés que nos aplicarán tanto a la hora de devolución del dinero en los plazos preestablecidos, como si nos retrasamos algo en la devolución de alguna cuantía.

Business angels

Son la opción más adecuada cuando se trata de obtener financiación para un proyecto de elevada inversión.

Los business angels son profesionales de la inversión, y no sólo aportan ese necesario capital para el proyecto, sino que normalmente también ceden su experiencia y contactos al mismo, pues a pocos más que a dichos profesionales les interesa la buena puesta en marcha y proyección del proyecto empresarial, ya que han puesto su dinero en ello.

Normalmente las cuantías que son objeto de financiación a través de este método oscilan entre los 50.000 y los 200.000 euros.

A nivel nacional, podemos informarnos y encontrar más detalles al respecto acudiendo a la web de la Asociación Española de Business Angels.

Se trata pues de tres métodos de obtención de financiación que en cierta manera tienen relación con las nuevas tecnologías y cuyas previsiones nos hacen creer que tendrán una utilización cada vez mayor entre emprendedores y profesionales a la busca y caza de liquidez económica.

Dicho lo cual, siempre nos quedarán como fórmulas alternativas de financiación el acudir a familiares y amigos o bien, las tan socorridas y desgastadas subvenciones y ayudas públicas.



Deja un comentario