Las nuevas retenciones tras la subida del IRPF

El Real Decreto-ley 20/2011 aprobado el pasado 30 de diciembre establece un gravamen complementario a la cuota íntegra estatal en el IRPF, que resulta de aplicación en los periodos impositivos 2012 y 2013. Por consiguiente, y en virtud de las medidas urgentes en materia tributaria, presupuestaria y financiera para la corrección del déficit público, en febrero se comenzarán a aplicar a los contribuyentes mayores retenciones del IRPF.

 

La Agencia Tributaria aclara que las retenciones sobre las nóminas de enero se practicarán de acuerdo con el IRPF anterior a la subida, pero que a partir del mes de febrero se calcularán con la nueva escala, que contempla un incremento del 0,75% para las rentas inferiores a los 17.707,20 euros anuales y que se incrementa progresivamente hasta un aumento del 7% a partir de 300.000 euros.

Ante esta nueva medida, el primer paso que debe dar el empresario será actualizar la información sobre la situación personal y laboral de sus  trabajadores mediante el Modelo 145.
Este documento incluye la información que el empresario debe tener en cuenta para el posterior cálculo de las retenciones de IRPF en las nóminas de sus empleados en 2012. Para ello se deben consultar las tablas de IRPF 2012 que sirven para determinar el porcentaje que se debe pagar en la declaración de la renta en función de los ingresos y que se  aplicaran de forma progresiva:
Estos son los porcentajes de retenciones IRPF generales, pero no se aplican de forma directa sobre la nómina, sino sobre la base liquidable, que se calcula restando al salario algunas deducciones previstas por la ley y divididas en los siguientes grupos:
 Además, el empresario deberá tener en cuenta el tipo de contrato de cada uno de sus empleados empleado.


Deja un comentario