Los empresarios que engañen a sus trabajadores se expondrán a hasta seis años de carcel

Los empresarios que impongan mediante engaño a sus trabajadores condiciones laborales o de Seguridad Social que les perjudiquen podrán ser castigados con penas de prisión de seis meses a seis años y multa de seis a doce meses. Así consta en una enmienda al proyecto de reforma de ley orgánica del Código Penal en materia de lucha contra el fraude fiscal y en la Seguridad Social, debatido el día 5 de diciembre en la comisión de Justicia del Senado.
Esta enmienda junto con otra, ambas propuestas por el actual gobierno electo, han sido las únicas aprobadas hoy de un total de 77 presentadas.

También se incluye en esta enmienda:

  • Los empresarios que den ocupación simultáneamente a varios trabajadores sin comunicar su alta en el régimen de la Seguridad Social, recibirán el mismo castigo.
  • Del mismo modo, se penará a los empresarios que en las transmisiones de empresas mantengan esas condiciones perjudiciales para los trabajadores, mientras que a los que lleven a cabo esas conductas con violencia o intimidación se les impondrán las penas superiores en grado.

La modificación del Código Penal incluye un nuevo subtipo de delito agravado para las “conductas más graves” en el ámbito fiscal y contra la Seguridad Social, que pasan a ser sancionadas con una pena máxima de seis años de cárcel y que prescribirán en un plazo de diez años (frente a los cinco actuales).

Además, el proyecto del Ejecutivo introduce una “rebaja importante” de la pena para quienes reduzcan el perjuicio causado a Hacienda regularizando los activos ocultos en el plazo de dos meses después de recibir la citación judicial o colaborando en la identificación de otros responsables.



Deja un comentario