NUEVAS MEDIDAS LABORALES QUE AFECTAN A TU EMPRESA

Como hemos comentado en otras publicaciones 15 de julio entró en vigor el Real Decreto-Ley 20/2012, que viene a regular el paquete de medidas con las que el gobierno pretende reflotar la economía española.

Vamos a destacar las medidas que afectan al ámbito laboral y, por consiguiente a las empresas de establecidas en territorio nacional:

Recargo por mora o retraso en el abono de cuotas a la Seguridad Social
Hasta ahora, los recargos podían ser del 3%, del 5%, del 10% o del 20% en función del tiempo de retraso y siempre que se hubiesen presentado los TC2 dentro de plazo. La nueva medida indica que independientemente del tiempo de retraso en el pago y de si se han presentado o no los TC2 en el plazo reglamentario, los recargos se fijan en el 20%.

Bonificaciones a la contratación
Bonificaciones suprimidas

  • Establecidas a favor del personal investigador dedicado, con carácter exclusivo, a actividades de investigación y desarrollo e innovación tecnológica.
  • Por la contratación indefinida de trabajadores de 60 o más años, con una antigüedad en la empresa de 5 o más años.
  • Por contratación temporal de desempleados mayores de 52 años que compatibilicen el trabajo con el subsidio por desempleo del que son beneficiarios.
  • Previstas para trabajadoras autónomas que se reincorporan después de la maternidad.
  • En la cotización por el personal investigador en formación.

La supresión de bonificaciones afectará a nuevas contrataciones y a aquellas que actualmente se estén aplicando.

Bonificaciones  vigentes
Esta medida será de aplicación a las bonificaciones en las cuotas devengadas a partir del mes de agosto de 2012.

  • Bonificaciones por nuevas altas de familiares colaboradores de trabajadores autónomos.
  • Bonificaciones por contrato de trabajo por tiempo indefinido de apoyo a los emprendedores por transformación de contratos en prácticas, de sustitución en indefinidos y de relevo y como medida de apoyo a la reducción de jornada y a la suspensión de contratos.
  • Bonificación por contratos de interinidad para sustituir a trabajadoras víctimas de violencia de género que hayan suspendido su contrato de trabajo o ejercitado su derecho a la movilidad geográfica o al cambio de centro de trabajo.
  • Bonificaciones por contratación de discapacitados, víctimas de violencia de género, víctimas de violencia terrorista y de trabajadores en situación de exclusión social.
  • Bonificaciones de cuotas a la Seguridad Social de los contratos de interinidad que se celebren con personas desempleadas para sustituir a trabajadores durante los períodos de descanso por maternidad, adopción y acogimiento.
  • Bonificación para personas con discapacidad que causen alta inicial en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos y para las que se establezcan como trabajadores por cuenta propia.
  • Bonificaciones para los trabajadores o socios trabajadores o socios de trabajo de las sociedades cooperativas, o trabajadores por cuenta propia o autónomos, sustituidos durante los períodos de descanso por maternidad, adopción, acogimiento, paternidad, riesgo durante el embarazo o riesgo durante la lactancia natural, mediante contratos de interinidad bonificados, celebrados con desempleados.

 Cotización conceptos salariales
Se pretende dar un tratamiento homogéneo  a  la normativa de Seguridad Social con  la Ley 35/2006, del IRPF, de manera  que los conceptos que son considerados como renta en la normativa tributaria, se incluyan también en la base de cotización.
Así, dejan de ser percepciones excluidas de cotización:

  • Las percepciones por matrimonio.
  • Las cantidades que se abonen en concepto de quebranto de moneda, desgaste de útiles o herramientas y adquisición de prendas de trabajo.
  • Los productos en especie concedidos voluntariamente por las empresas en los términos que reglamentariamente se establezcan.

Deberán cotizarse a la Seguridad Social las indemnizaciones por cese del trabajador o despido que se abonen por encima de las cuantías obligatorias, establecidas en el Estatuto de los Trabajadores.

Se faculta al ejecutivo para establecer una cuantía máxima excluida de cotización. Establecida la suma de los importes de los conceptos excluidos no podrá exceder, en su conjunto, del límite que se determine reglamentariamente. Esta cuantía se determinará reglamentariamente por el Gobierno.

Salarios de tramitación
Hasta la entrada en vigor de estas medidas, el tiempo máximo de resolución de sentencia, que declaraba el despido improcedente, era de 60 días hábiles desde la fecha en la que se presentaba la demanda. Transcurrido este plazo la empresa podía reclamar al Estado los salarios de tramitación que excediesen de dicho periodo. Ahora, ese plazo (en el caso de que su empresa esté obligada a pagar salarios de tramitación) pasa de los 60 a los 90 días hábiles.

Seguiremos informando de las novedades que puedan afectar a tu negocio.



Deja un comentario