NUEVOS INCENTIVOS FISCALES A LAS EMPRESAS

En el capítulo II del Real Decreto Ley 4/2013, publicado en el BOE del 23 de febrero de 2013, se aprueban una serie de incentivos fiscales para fomentar la creación de empresas y reducir la carga impositiva durante los primeros años de ejercicio de una actividad.
De algunos de estos incentivos ya hemos hablado en otras noticias (aquí va un enlace a la otra noticia y la otra noticia la enlazare a esta). Con esta publicación hemos querido ampliar la información para la comodidad de nuestros lectores:

1.- Impuesto sobre sociedades:
Las entidades que se hayan constituido a partir del 1 de enero de 2013, tributarán en el primer período impositivo en que la base imponible sea positiva y en el sucesivo, en atención a la siguiente escala:

  • a un 15% por la parte de base imponible comprendida entre 0 y 300.000€
  • al 20% a partir de los 300.000€

No se considerará iniciada una actividad económica cuando:

  • esta se viniese realizando previamente por otras personas o entidades vinculadas y, posteriormente fuese transmitida a la entidad de nueva creación.
  • esta se viniese realizando durante el año anterior a la constitución de la sociedad, por una persona física que tenga una participación superior al 50% en el capital de la misma, ya sea directa o indirectamente.
  • sean propias de entidades de nueva creación que formen parte de un grupo.

2.- Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas:
Los contribuyentes que inicien una actividad económica en el régimen de estimación directa,  podrán reducir un 20% el rendimiento neto positivo en el primer período que se dé beneficio y en el siguiente. A tener en cuenta:

  • Las actividades económicas deben de iniciarse a partir del 1 de enero de 2013.
  • Los rendimientos netos sobre los que se aplicará esta reducción no podrán superar los 100.000€.

No se considerará iniciada una nueva actividad económica cuando:

  • Más del 50 % de los ingresos procedan de una persona o entidad de la que el contribuyente hubiera obtenido rendimientos del trabajo en el año anterior a la fecha de inicio de actividad.
  • Se haya ejercido actividad económica alguna en el año anterior a la fecha de inicio. En este caso no se tendrán en cuenta las actividades ejercidas en las que siempre haya habido pérdidas desde su inicio.

Por otro lado, estarán exentas de tributación en el impuesto sobre la renta las prestaciones por desempleo  cuando se perciban en la modalidad de pago único  sin límite de cuantía, siempre que se destinen a la creación de sociedades laborales, cooperativas de trabajo asociado o al desarrollo de una actividad como trabajador autónomo.
Esta exención está condicionada al mantenimiento de la actividad durante un plazo de 5 años.

También te puede interesar leer: MEDIDAS DE APOYO AL EMPRENDEDOR Y DE ESTÍMULO PARA LA CREACIÓN DE EMPLEO Y PARA EL CRECIMIENTO



Deja un comentario